jueves, 22 de mayo de 2014

Elecciones Europeas: Nadie habla de... ¡Europa!


Elecciones Europeas

nadie habla de ... 

        ¡ Europa !



Van pasando los días de campaña. Atrás quedaron las carreteras, los kilómetros, los insomnios, las llamadas nocturnas y reuniones de última hora, para conseguir derribar la última barricada que los partidos "acomodados" pusieron a la participación ciudadana y a la Democracia: la obligatoriedad de presentar las famosas 15.000 firmas o 50 avales de cargos públicos. 

La segunda parte, la propia campaña electoral, para un partido de escasos recursos económicos y que difícilmente los tendrá en el futuro -porque así lo recogen sus estatutos- es "coser y cantar": una vez cumplido el imperativo moral de presentar nuestras propuestas para Europa, para "otra Europa",  sólo podemos esperar, cómo está ocurriendo, que los grandes partidos nos hagan la campaña,  porque ¿los habéis escuchado hablar sobre la Europa que quieren?  Además, egoístamente y para mi -es una confesión- el principal objetivo está cumplido: tengo un partido al que votar con la conciencia tranquila.

Yo he escuchado hablar sobre machismo, twitter, "dedazos", sobre candidatos que desaparecen, sobre los "sobres" de unos, y sobre los ladrones del otro, y sobre todo, sobre eslóganes, frases hechas y "topicazos" de lo malísimos que son "los otros". También he escuchado a una derecha que quiere parecer izquierda y no le sale bien, una izquierda que en vez de discursos hace homilías,  y una extrema izquierda cuyas propuestas hacen parecer menos malas las de la extrema derecha -si es que existe tal cosa-. También existen otros partidos que se suben a esta novedad de la alternativa al bipartidismo, a los partidos tradicionales... Siento desilusionarles: si están afectados con el virus de la subvención pública, de los cargos inamovibles, de los fichajes "estrella" de última hora obviando el trabajo de sus militantes, o formado por personas que han estado años en el poder sin darse cuenta de la corrupción que estaba ante sus narices, no me parecen ninguna novedad.

En fin. Europa es un hecho. Nos guste o no. Pero aún podemos decidir si dejamos a Europa en manos de los políticos "de carrera", los que nos han llevado hasta esta situación de corrupción, liberticidio y miseria moral, o en manos de sus Ciudadanos Libres: genuinos propietarios de la Europa que habitan. 

Y lo voy a dejar aquí, porque estamos en campaña por la europeas y no quiero parecer memo: ¡ya nadie habla de Europa!

José Antonio Pérez de la Serna
Candidato Nº6 de Ciudadanos Libres Unidos al Parlamento Europeo





domingo, 11 de mayo de 2014

Deseos y deficiencias europeas


La construcción de los que hoy llamamos UE, de manera superresumida nace de unas necesidades meramente económicas entre países, limítrofes, sobre todo, en liberar los mercados entre ellos mismos y si no recuerdo mal comenzó por el llamado BENELUX (Belgica, Holanda y Luxemburgo), con plena soberanía de cada uno de ellos.

Esta manera de hacer gustó a otros paises y, junto con los ya citados, se unieron otros como Alemania Federal, Francia e Italia, se fundo la Comunidad Europea del Carbon y del Acero (CECA). Un impulso de importancia mayor llega en 1957 con la firma de los TRATADOS DE ROMA. Los seis deciden avanzar en la cooperación en los dominios económico, político y social. La meta planteada fue lograr un “mercado común” que permitiese la libre circulación de personas, mercancias y de Capitales, formado lo que se dió en llamar la Comunidad Económica Europea (CEE). Se han llevado a cabo seis ampliaciones y se han firmado varios Tratados siendo relevantes los de El Tratado de Maastrichy o de la Unión Europea, firmado en febrero de 1992 y en vigor a partir de 1993, introdujo una nueva estructura institucional, la cual se mantuvo hasta la entrada en vigor del Tratado de Lisboa que es el el que configura el estado actual. La Unión Europea está formada por 28 países europeos soberanos independientes que se conocen como los Estados Miembros. A diferencia de los estados de los Estados Unidos de America, los estados miembros de la Unión Europea no están obligados a una forma republicana de gobierno. La Unión está compuesta de veintiuna repúblicas y siete monarquias, de las cuales seis son reinos y una es un ducado (Luxemburgo).

El territorio de la UE no es el mismo que el de Europa, ya que, en primer lugar, hay estados europeos que se encuentran fuera de la UE, como Islandia, Suiza, Noruega y Rusia. Además, ciertos territorios europeos de los estados miembros no forman parte de la UE (por ejemplo las Islas del Canal y las Isla Feroe). Tampoco forman parte de la UE varios territorios situados fuera del continente asociados a los estados miembros (por ejemplo, Groenlandia, Aruba, las Antillas Neerlandesas y todos los territorios no europeos asociados con el Reino Unido). Por el contrario, sí hay ciertos territorios de ultramar que son parte de la UE pese a estar situados fuera del contintente europeo, como las Azores, Islas Canarias, Guayana Francesa, Guadalupe, Madeira, Martinica, San Martín, La Reunión y Mayotte.

Las Instituciones de la Unión Europea son los organismos políticos e instituciones en los que los estados miembros delegan parte de sus poderes y soberanía. Con ello se busca que determinadas decisiones y actuaciones institucionales provengan de órganos de carácter supranacional cuya voluntad se aplica en el conjunto de los estados miembros, desapoderando así a los órganos nacionales de cada país.

El Tratado de Lisboa ha consolidado la transformación formal del marco institucional supremo con siete instituciones. Las tres principales en el proceso de toma de decisiones son el Parlamento Europeo, el Consejo de la Unión Europea y la Comisión Europea . También cobra gran importancia el Consejo Europeo como institución que determina la dirección y las prioridades de la Unión.

El Parlamento Europeo, es el parlamento de la Unión Europea. Desde 1979, es elegido directamente cada cinco años en las elecciones. Por lo tanto, es la primera institución supranacional directamente elegida del mundo y el órgano representativo de alrededor de 490 millones de personas, quienes constituyen el segundo electorado democrático más grande del mundo (después de la India).
El Parlamento es considerado la "primera institución" de la Unión Europea: es mencionado en primer lugar en los tratados y su Presidente tiene preferencia protocolaria sobre todas las demás autoridades a nivel europeo. Comparte con el Consejo la competencia legislativa y presupuestaria, teniendo el control sobre el presupuesto de la Unión Europea. La Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la Unión, es responsable ante el Parlamento. En concreto, el Parlamento Europeo elige al Presidente de la Comisión , aprueba (o rechaza) la designación de la Comisión en su conjunto, e incluso le puede destituirla como órgano presentando una moción de censura.
Hasta aquí una muy somera exposición, que cualquier otra persona, seguro, hubiese hecho de otra manera “cargando las tintas” en otros hechos, Organismos, etc., pero esta es una visión, particular, de hacia donde nos han llevado los DESEOS del conjunto de Paises, de entre los cuales forma parte España.

Estamos proximos al 60 cumpleaños y bajo la convicción de que debemos pertenecer a la UE, se ven muchas DEFICIENCIAS que deberan corregirse a la mayor brevedad posible.

UNIÓN POLITICA: Hemos de caminar hacia lo que se debe considerar como un verdadero Pais, trasladando soberania desde los paises miembros hacia la UE. Eligiendo a un Presidente de UE, por sufragio universal, libre, directo y secreto, dandole las facultades que sean inerentes a dicho cargo y que sea el VERDADERO REPRESENTANTE de UE. Dentro de esta unión entra lo referente a la armonización electoral para que no haya diferencias entre paises miembros. Hemos de mentalizarnos de que hemos construir la UE, que lo que le efecte a UE, nos va a repercutir en el terreno de lo particular, abandonando, nacionalismos, radicalismos, etc., Resumiento la creación de los ESTADOS UNIDOS DE EUROPA

UNIÓN BANCARIA: Hacer del Banco Central Europeo un verdadero BANCO CENTRAL, con todas la facultades que esto lleva consigo (Prestamos, Redescuentos, Control Monetario, Devaluación de moneda, etc.), para todos los estados miembros y no solamente para los denominados “Zona Euro”. Estamos de acuerdo de que determinados paises, sobre todo los de reciente incorporación, no cumplen con los requisitos necesarios, pero como contrapartida tenemos al Reino Unido, que goza de una situación de privilegio, teniendo su propio “banco central”, con lo que esto lleva consigo y haciendo competencia monetaria a la UE.

ARMONIZACIÓN FISCAL: Hay que hacer un CATALOGO DE IMPUESTOS, para todos los ciudadanos europeos, que de manera justa, equitativa, progresiva e igualitaria sea la “carga impositiva”, que han de soportar cualquier ciudadano europeo. No es de recibo que exista desigualdad, por razón de la procedencia o la residencia.

VERDADERA UNIÓN ECONOMICA: No solo hemos de fijarnos, como hasta ahora, en libertad de fronteras, circulación de Capitales, trabajadores, etc. sino que hay que avanzar hacia una ECONOMÍA DE LA UE, de tal manera que la Economia de un Estado afecte a la Economía de UE, sino al contrario. Por ejemplo nadie mira el estado de la Economía, por ejemplo, del Estado de Califormia, sino mas bien el que existe en los EE.UU.

ARMONIZACIÓN SOCIAL: Creando el ESTATUTO DEL CIUDADANO EUROPEO, para que cualquier ciudadano, viva donde viva, dentro de la UE, tenga los mismos derechos y reciba las mismas prestaciones.

AUSTERIDAD: .
1.     Supresión de Orgamos no necesarios.
2.     Reducción del número de Representantes, rebaja en la remuneración de los mismos.
3.     Reducción del número de Interpretes y Traductores, creandose como idiomas oficiales los 4 mayor hablados por el conjunto de los Ciudadanos Europeos.
4.     Supresión de subvenciones a Partidos Póliticos, Sindicatos y Patronales.
5.     Extrapolación de estas medidas a todos los Estados Miembros.
6.     Cualquier otra medida que se vea necesaria, en el tiempo y que no vaya en detrimento de las Ayudas a la Investigación, los Derechos Sociales, la Educación y otras, en este sentido.

                                               En Almería  a 3 de Mayo del 2014

PEDRO SÁNCHEZ MARTÍNEZ
Candidato nº 23 al Parlamento Europeo
CILUS (Ciudadanos Libres Unidos)




Celebraciones anacrónicas en una Europa unida


Como todos los años, hoy ha tenido lugar la celebración anual del fin de la Segunda Guerra Mundial con la victoria sobre Alemania, gobernada entonces por un régimen dictatorial de extrema izquierda nacionalista. Y ya van 69 años de celebraciones.

Todas estas celebraciones de guerras y ofensivas bélicas contra países que se suponen amigos y socios de los celebrantes en una Europa cada vez más unida, al menos formalmente, para crear una gran comunidad política y económica con libre movimiento de personas y mercancías entre los  veintiocho países miembros, resultan cada vez más anacrónicas. Incluso me atrevería a decir que son una ofensa más que un homenaje a los caídos o la proeza bélica.

No se trata de que se olviden determinados hechos históricos, sino de no reabrir viejas heridas, fomentando el resentimiento y el odio más que cultivar la memoria histórica para evitar que se repitan circunstancias que llevaron a las grandes guerras que no fueron más que destrucción de vidas humanas y patrimonios culturales, mientras que nunca sirvieron realmente para nada si comparamos situaciones anteriores y posteriores al empleo de la violencia bélica.

Especialmente destacan las celebraciones rusas en la Plaza Roja de Moscú, en un momento en el que la Federación Rusa pretende volver al imperialismo y a las malas maneras que ejercía desde 1801 y sobre todo durante los setenta y tres años de la dictadura comunista, con una demostración a la vieja usanza soviética del poder bélico.
Lo que se omite en todas estas celebraciones, a las que en los últimos años asiste siempre el gobierno alemán, para seguir humillándose y ser humillado por algo que hizo un régimen totalitario en tiempos ya remotos, es todo el sufrimiento del pueblo derrotado al tener que soportar los pillajes, los asaltos, las violaciones y crueldades, la tortura y el rapto, la expulsión de su territorio, la destrucción del patrimonio cultural por las tropas soviéticas, al igual que la destrucción masiva de ciudades indefensas por los británicos de gente que nada podía hacer para evitar la guerra y los demanes de sus dirigentes políticos. No son proezas dignas de celebraciones.

Por otra parte, los franceses, que iban de remolque, ya que no pintaron realmente nada al no disponer de ejército propio operativo en aquel momento, son los más interesados en recordar el día en que comenzaron a recuperar su independencia, pero no sin haber colaborado un tiempo y en una parte de Francia con los ocupadores nazis.

Sería mucho más útil celebrar hechos históricos que simbolizan el nexo de unión entre los europeos, su origen común y el carácter positivo de algunos acontecimientos que fueron todo menos el enfrentamiento entre pueblos.

En realidad se trata de un recalentamiento continuo del sentimiento de culpabilidad de unos y de triunfo de otros, de subrayar que unos son perdedores y otros vencedores, de actos de humillación y demostración de supremacía.

Obama ya dejó entrever su actitud cuando en plena campaña electoral estadounidense dio su discurso en Berlín, bajo la Columna de la Victoria. Su semblante sereno, de predicador americano, es engañoso y hace temer lo peor. EE.UU. quiere imponer a Europa cuál ha de ser la política europea y quién manda aquí.

En una Europa unida lo que no procede es celebrar acontecimientos que humillan a otros. En Europa, todos los países han tenido guerras entre sí, incluso estados alemanes se enfrentaron unos con otros por intereses territoriales. Si realmente se quiere llegar a crear unos Estados Unidos de Europa, lo que tiene que prevalecer son los valores comunes, la concordia entre los pueblos y la superación de resentimientos históricos.

Tal vez algunos países aún no han comprendido que ya no son ni deben ser hegemónicos,  mientras que otros dejaron de celebrar hace tiempo batallas contra países que hoy son amigos y socios. Un sentimiento europeo tiene que partir de una nueva forma de pensar y de actuar sin quedar anclado en un pasado ya remoto que la mayoría de las nuevas generaciones apenas conocen de los libros y de la televisión ni pueden entender. El mundo nunca cambiará siguiendo viejos esquemas de potencias mundiales o continentales y países subordinados.

Las conmemoraciones casposas de hazañas bélicas como la del 9 de mayo deben cesar. Necesitamos una política nueva, necesitamos políticos nuevos. El mundo ha cambiado, pero los políticos siguen con una mentalidad del siglo XIX, con intereses geopolíticos caducos e inmovilistas. Los actos del 9 de mayo se organizaron -como se pudo ver en la televisión- para un público selecto, decorado con veteranos de guerra luciendo medallas, que en 1945 debían haber sido muy jovencitos. Es el mundo particular en el que viven los  gobernantes, lejos de los ciudadanos a los que hacen pagar las facturas. ¿Es esa la Europa que queremos?

Cilus - Ciudadanos Libres Unidos quiere otra Europa.

Pedro Schwenzer
Candidato Nº 2 al Parlamento Europeo